Más de 600 antropólogos se unen al boicot a las instituciones académicas israelíes

6 octubre, 2014

Más de 600 antropólogas y antropólogos han firmado un comunicado respaldando el creciente movimiento de boicot a las instituciones académicas israelíes en protesta por las sistemáticas violaciones de los derechos humanos cometidos por Israel contra el pueblo palestino. Estas violaciones, de las que el sistema educativo israelí es cómplice, incluyen negar a la población palestina su derecho a la educación y la libertad académica.

El texto completo de la declaración y la lista de firmantes se puede encontrar en anthroboycott.wordpress.com.

BDS

Las personas firmantes reivindican el compromiso de la Antropología con la lucha anticolonial y los Derechos Humanos.

Comunicado

Nostras y nosotros, los antropólogos abajo firmantes, expresamos nuestra oposición a las continuas violaciones israelíes de los derechos palestinos, incluyendo la ocupación militar israelí de la Franja de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Oriental, y llamamos boicotear las instituciones académicas israelíes que son cómplices de estas violaciones.

El último asalto militar hacia la Franja de Gaza por parte de Israel es un recordatorio de que los gobiernos del mundo y los principales medios de comunicación no son capaces de señalar a Israel como responsable sus de violaciones del derecho internacional. Como comunidad de académicos que estudian los problemas de poder, la opresión y la hegemonía cultural, tenemos la responsabilidad moral de alzar la voz y exigir cuentas a Israel y a nuestros propios gobiernos. Actuar en solidaridad con la sociedad civil palestina continúa una tradición disciplinaria de apoyo a las luchas anticoloniales y por los derechos humanos, que constituye una importante ruptura con la complicidad histórica de la antropología con el colonialismo. Como establece la Asociación Americana de Antropología (AAA), en la Declaración sobre Antropología y Derechos Humanos de 1999, la “Antropología como profesión está comprometida con la promoción y protección del derecho de las personas y de los pueblos en todas partes para la realización plena de su humanidad (…). Cuando cualquier cultura o sociedad niega o permite la negación de tal oportunidad de cualquiera de sus miembros o de otros, la AAA tiene la responsabilidad ética de protestar y oponerse a dicha privación”.

Israel ha mantenido un bloqueo ilegal en la Franja de Gaza desde hace siete años, lo que restringe gravemente la circulación de personas y mercancías dentro y fuera del territorio. Los palestinos también están siendo despojados de sus tierras y medios de vida en toda Cisjordania, donde el Muro de Apartheid de Israel cercena la libertad palestina de movimiento y educación. Estas y otras violaciones en curso continuarán a menos que la gente de todo el mundo actúe donde los gobiernos hayan fallado.

As employees in institutions of higher learning, we have a particular responsibility to oppose Israel’s widespread and systematic violations of the right to higher education of Palestinians on both sides of the Green Line. In recent months, Israeli forces have raided Al Quds University in Jerusalem, the Arab American University in Jenin, and Birzeit University near Ramallah. In this summer’s assault, Israeli aerial bombardment destroyed much of the Islamic University of Gaza. More generally, the Israeli state discriminates against Palestinian students in Israeli universities and it isolates Palestinian academia by, among other tactics, preventing foreign academics from visiting Palestinian institutions in Gaza and the West Bank. We are also alarmed by the long history of confiscations of Palestinian archives and the destruction of libraries and research centers.

Como trabajadoras y trabajadores de instituciones de educación superior, tenemos una responsabilidad especial de oponernos a estas sistemáticas y generalizadas violaciones de Israel del derecho a la educación superior de los palestinos a ambos lados de la Línea Verde. En los últimos meses, las fuerzas israelíes han atacado la Universidad Al Quds de Jerusalén, la Universidad Árabe Americana en Jenin, y la Universidad de Birzeit cerca de Ramallah. En el asalto de este verano, el bombardeo aéreo israelí destruyó gran parte de la Universidad Islámica de Gaza. De forma generalizada, el estado de Israel discrimina a los estudiantes palestinos en las universidades israelíes y aísla la academia palestina, entre otras tácticas, prohibiendo que académicos visiten las instituciones palestinas en Gaza y Cisjordania. También estamos alarmados por la larga historia de confiscaciones de archivos palestinos y la destrucción de las bibliotecas y centros de investigación.

Las instituciones académicas israelíes son cómplices de la ocupación y la opresión de los palestinos. La Universidad de Tel Aviv, la Universidad Hebrea de Jerusalén, la Universidad Bar Ilan, la Universidad de Haifa, Technion y la Universidad Ben Gurion han declarado públicamente su apoyo incondicional a los militares israelíes. Además, existen íntimas conexiones entre las instituciones académicas israelíes y los militares, la seguridad y los establecimientos políticos en Israel. Para citar sólo un ejemplo: la Universidad de Tel Aviv está implicada directamente, a través de su Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS), en el desarrollo de la Doctrina Dahiya, adoptada por el ejército israelí en sus ataques contra el Líbano en 2006 y en Gaza este verano. La Doctrina Dahiya aboga por la extensa destrucción de la infraestructura civil y el “sufrimiento intenso” entre la población civil como una herramienta “eficaz” para someter a la resistencia.

Como antropólogos, nos sentimos obligados a unirnos a los académicos de todo el mundo que apoyan el llamado palestino al boicot de las instituciones académicas israelíes. Este llamado forma parte del llamamiento realizado por organizaciones de la sociedad civil palestina a implementar de forma completa el Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) a Israel, y está apoyado por la Federación Palestina de Sindicatos de Profesores y Empleados Universitarios (PFUUPE, por sus siglas en inglés).

En respuesta al llamado palestino, buscamos practicar lo que la AAA llama una “antropología comprometida” que está enfocada en “apoyar los esfuerzos de cambio social que surgen de la interacción entre los objetivos de la comunidad y la investigación antropológica”. La investigación antropológica ha iluminado los efectos destructivos de la ocupación israelí en la sociedad palestina. Y la comunidad palestina ha llamado a un boicot académico a Israel como un paso necesario para garantizar los derechos palestinos, incluido el derecho a la educación.

De acuerdo con estos principios establecidos en favor de los derechos y de la justicia, antropólogos, tanto de forma independiente como a través de la AAA, hemos tomado posiciones sobre una serie de cuestiones: el apartheid en Sudáfrica, Namibia y Burundi; la violencia contra la población civil en la antigua Yugoslavia y Pakistán; la violencia contra las poblaciones indígenas y las minorías en Chile, Brasil y Bulgaria; el uso de la tortura; el golpe de Estado de Pinochet en Chile; y el uso mal intencionado del conocimiento antropológico en el Sistema de Terreno Humano del ejército de los EE.UU. Como organización, la AAA también ha participado en boicots en varias ocasiones: del programa Fulbright-Chile en 1975; del Estado de Illinois en 1999; de la cadena de hoteles Hilton en 2004; de Coca-Cola en 2006; y del Estado de Arizona en 2010.

Realizar un boicot a las instituciones académicas israelíes va en la línea de estas acciones anteriores. Nuestra decisión de firmar en forma individual por el boicot académico representa una afirmación concreta y consecuente de nuestro compromiso como antropólogos a la lucha del pueblo palestino.

Siguiendo los pasos del creciente número de asociaciones académicas estadounidenses que han respaldado las resoluciones de boicot, hacemos un llamado a nuestros colegas antropólogos a boicotear a las instituciones académicas israelíes. Dado que las décadas de interacción, la cooperación y la colaboración con las instituciones israelíes no han producido el entendimiento mutuo o terminado con la ocupación militar y sus violaciones, creemos que este boicot es la única forma no violenta de presión que pudiera persuadir a los israelíes para pedir –y actuar para– un cambio significativo que conduciría a una paz justa. Los palestinos deben tener la libertad de asistir a las universidades, en Palestina e internacionalmente, de forma segura. Deben tener una floreciente experiencia educativa inclusiva, integral. Deben tener la libertad de conocer y aprender de académicos de todo el mundo.

Nos comprometemos a no colaborar en proyectos y eventos que involucran instituciones académicas israelíes, a no participar de conferencias y eventos en esas instituciones y no publicar en revistas académicas con sede en Israel. Llamamos a hacerlo hasta que estas instituciones pongan fin a su complicidad en la violación de los derechos palestinos según lo estipulado en el derecho internacional, y respetar todos los derechos de los palestinos, llamando a Israel a que:

  1. Ponga fin al bloqueo de Gaza, la ocupación y colonización de todas las tierras ocupadas desde junio de 1967 y al desmantelamiento de colonias y Muro de Apartheid;
  2. Reconozca los derechos fundamentales de los ciudadanos árabe-palestinos de Israel y de los beduinos del Negev apátridas a la plena igualdad; y
  3. Respete, proteja y promueva los derechos de los refugiados palestinos a regresar a sus hogares y propiedades tal como se estipula en la Resolución 194 de la ONU.
Atentamente,
Los abajo firmantes.

 

Fuente: Over 250 anthropologists join the call for a boycott of Israeli academic institutions, Mondoweiss, 1/10/2014.
Traducción: PalestinaLibre.org.

¡Firma por Palestina!

#YoNOComproApartheid

Al adherirme a la campaña #YoNOcomproApartheid, afirmo que no quiero que mi cesta de la compra beneficie al Apartheid israelí.

10,008 signatures

#YoNOComproApartheid

La Red de Solidaridad contra la Ocupación de Palestina lanza una campaña de adhesión ciudadana al boicot de los productos israelíes en señal de protesta contra las políticas de Apartheid, ocupación, despojo, colonización y asedio impuestas por Israel al pueblo palestino. Al adherirme a la campaña #YoNOcomproApartheid, afirmo que no quiero que mi cesta de la compra beneficie al Apartheid israelí.

¿Por qué #YoNOComproApartheid?

- Porque 66 años desde la expulsión de entre 700 y 950 mil palestinos y palestinas y la confiscación de sus viviendas, tierras y propiedades, ningún refugiado o refugiada ha podido retronar a sus casas ni ha recibido reparación.
- Porque han transcurrido 47 años desde la ocupación de Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este, y estos territorios siguen bajo control militar israelí.
- Porque 10 años después de la Sentencia del Tribunal Internacional de Justicia de la Haya que exigió el desmantelamiento del Muro, Israel mantiene impunemente esta infraestructura de Apartheid.
- Porque desde el inicio de las supuestas conversaciones de paz iniciadas en agosto 2013 y suspendidas a finales de abril por Israel, este país ocupante ha autorizado la construcción de 14.000nuevas viviendas israelíes en asentamientos ilegales, 3226 de ellas en Jerusalén Este; ha asesinado a 61 personas palestinas y herido a 1751; ha demolido 508 viviendas, escuelas, fábricas y demás construcciones palestinas; ha desplazado a 899 y arrestado a 3300 palestinos y palestinas.
- Porque Israel no ha cesado de colonizar la tierra palestina y de expoliar al pueblo palestino de sus recursos, negando su autodeterminación y violando sus derechos fundamentales.
- Porque sus políticas discriminatorias contra los palestinos y palestinas han sido comparadas con las que los Boers aplicaron a la población sudafricana, y el Tribunal Russel sobre Palestina, en su audiencia en Ciudad del Cabo en 2011, las calificó de Apartheid.
- Porque la Unión Europea es el primer destinatario de las exportaciones israelíes, y gran parte de estos productos son fabricados ilegalmente en territorio ocupado palestino, y porque las empresas que los comercializan en nuestro país nos engañan, vendiéndolos como si fueran fabricados en territorio israelí.
- Porque no quiero ser cómplice de esta violación del Derecho Internacional Humanitario, y me resisto a comprar productos israelíes.
- Porque a través de la campaña global pacifista de Boicot, Desinversión y Sanciones contra Israel, puedo además contribuir a detener la injusticia, las violaciones de Derechos Humanos y los crímenes de guerra cometidos por Israel contra la población palestina.
- Porque quiero que en nuestros pueblos y ciudades, se vayan abriendo espacios donde no me hagan cómplice del Apartheid israelí, en los que no se vendan productos fabricados en este país o en las colonias construidas ilegalmente en territorio palestino.

Por todo ello, apoyo esta campaña de firmas y te invito a que tú también hagas público tu deseo de consumir de forma responsable y solidaria con el pueblo palestino.

[signature]

Comparte esto con tus amigas/os:


Espacio Libre de Apartheid Israelí

¿Conoces la campaña de ELAI?
Si tienes un bar, tienda, centro social o cultural... o participas en algún sindicato, asociación cultural, ayuntamiento... declárate Espacio Libre de Apartheid Israelí
ELAI

Qué productos boicotear

¡Únete al BDS!
Visita esta página para ver qué productos boicotear: boicotisrael.net/productos
Únete al BDS

Últimas noticias

  1. Boicot al Orgullo de Tel Aviv: Di no al pinkwashing del apartheid israelí

    Un año más, el colectivo queer palestino Pinwatching Israel nos llama al boicot del Tel Aviv Pride que tendrá lugar entre el 3 y el 9 de junio. El Orgullo de Tel Aviv es el evento principal de la propaganda del pinkwashing, estrategia del gobierno israelí para lavar de rosa sus crímenes, y venderse al mundo como tolerante y progresista.
Más noticias...