El último refugio del patriota israelí: el boicot – Gideon Levy

16 julio, 2013

Gideon Levy. Haaretz.
Mientras Israel entra en otra vuelta de inacción diplomática, el llamado por un boicot económico se ha convertido en un requerimiento patriótico.

Cualquiera que tema realmente por el futuro del país tiene que estar a favor de boicotearlo económicamente.

¿Una contradictio in terminis? Hemos considerado las alternativas. Un boicot es el menor de todos los males y podría producir beneficios históricos. Es la opción menos violenta y la que tiene menos probabilidades de acabar en un derramamiento de sangre. Sería dolorosa como las otras, pero las otras serían peores.

Sobre la base de la suposición de que el actual statu quo no puede continuar eternamente, es la opción más razonable para convencer a Israel de que cambie. Su efectividad ya se ha probado. Más y más israelíes se han preocupado recientemente por la amenaza del boicot. Cuando la ministra de justicia Tzipi Livni señala su expansión y en consecuencia llama a romper el impasse diplomático, suministra una prueba de la necesidad de un boicot. Por eso ella, y otros, se suman al movimiento por el boicot, la desinversión y las sanciones. Bienvenidos al club.

El cambio no vendrá del interior. Eso está claro desde hace mucho tiempo. Mientras los israelíes no paguen un precio por la ocupación, o por lo menos no hagan la conexión entre causa y efecto, no tendrán ningún incentivo para acabar con ella. ¿Y por qué debería preocuparse el residente medio de Tel Aviv de lo que sucede en la ciudad cisjordana de Yenín o en Rafa, en la Franja de Gaza? Esos sitios están muy lejos y no son particularmente interesantes. Mientras la arrogancia y el victimismo continúen en el Pueblo Elegido, el más elegido del mundo, siempre la única víctima, la posición explícita del mundo no cambiará en absoluto.

Es antisemitismo, decimos. Todo el mundo contra nosotros y nosotros no somos responsables de su actitud hacia nosotros. Y aparte de eso, a pesar de todo, el cantante inglés Cliff Richard vino a actuar aquí. La mayor parte de la opinión pública israelí está divorciada de la realidad, la realidad en los territorios y en el extranjero. Y hay quienes se ocupan de que se mantenga esa peligrosa desconexión. Junto con la deshumanización y la satanización de los palestinos y los árabes, la gente de este país tiene el cerebro demasiado lavado por el nacionalismo para entrar en razón.

El cambio solo vendrá de fuera. Nadie –incluyendo al autor, por supuesto– quiere otro ciclo de derramamiento de sangre. Un levantamiento popular palestino no violento es una opción, pero es poco probable que ocurra en un futuro cercano. Y luego, existen la presión diplomática estadounidense y el boicot económico europeo. Pero EE.UU. no aplicará presión. Si el gobierno de Obama no lo ha hecho, ningún gobierno estadounidense lo hará. Y luego está Europa. La ministra de justicia Livni dijo que en Europa el discurso se ha vuelto ideológico. Sabe de qué habla. También dijo que un boicot europeo no se limitará a los productos hechos en las colonias en Cisjordania.

No hay motivos para que se limite. La distinción entre productos de la ocupación y productos israelíes es una creación artificial. Los principales culpables no son los colonos, sino los que fomentan su existencia. Todo Israel está inmerso en la empresa de las colonias, por lo tanto todo Israel debe ser responsable de ello y pagar el precio correspondiente. No hay nadie a quien no afecte la ocupación, incluidos los que intentan mirar hacia otro lado y tomar distancia de ella. Todos somos colonos.

El boicot económico demostró su efectividad en Sudáfrica. Cuando la comunidad empresarial del régimen del apartheid abordó a los dirigentes del país y les dijo que las circunstancias existentes no podían continuar, se decidió el tema. El levantamiento, la estatura de líderes como Nelson Mandela y Frederik de Klerk, el boicot de los deportes sudafricanos y el aislamiento diplomático del país por supuesto también contribuyeron a la caída del odioso régimen. Pero el tono fue impuesto por la comunidad empresarial.

Y lo mismo puede suceder aquí. La economía de Israel no resistirá un boicot. Es verdad que al principio reforzará el victimismo, el aislamiento y el nacionalismo, pero no a largo plazo. Podría dar lugar a importante cambio de actitud. Cuando la comunidad empresarial aborde al gobierno, el gobierno escuchará y tal vez actúe. Cuando el daño afecte al monedero de cada ciudadano, más israelíes se preguntarán, tal vez por primera vez, cuál es el problema y por qué está ocurriendo.

Es difícil y doloroso, casi más allá de lo soportable, para un israelí que ha vivido toda su vida en este país, que nunca lo ha boicoteado, que nunca se ha planteado emigrar y que se siente conectado con esta tierra con todo su ser, llamar a un boicot semejante. Nunca lo he hecho. He comprendido lo que motivó el boicot y he podido suministrar la justificación de motivos semejantes. Pero nunca he predicado que otros den ese paso paso. Sin embargo, cuando Israel se lanza a otra vuelta de profunda estancación, tanto diplomática como ideológica, el llamado a un boicot es necesario como el último refugio de un patriota.

 

Fuentehttp://www.haaretz.com/opinion/the-israeli-patriot-s-final-refuge-boycott.premium-1.535596
TraducciónRebelión.

Compartir:

¡Firma por Palestina!

#YoNOComproApartheid

Al adherirme a la campaña #YoNOcomproApartheid, afirmo que no quiero que mi cesta de la compra beneficie al Apartheid israelí.

10,397 signatures

#YoNOComproApartheid

La Red de Solidaridad contra la Ocupación de Palestina lanza una campaña de adhesión ciudadana al boicot de los productos israelíes en señal de protesta contra las políticas de Apartheid, ocupación, despojo, colonización y asedio impuestas por Israel al pueblo palestino. Al adherirme a la campaña #YoNOcomproApartheid, afirmo que no quiero que mi cesta de la compra beneficie al Apartheid israelí.

¿Por qué #YoNOComproApartheid?

- Porque 66 años desde la expulsión de entre 700 y 950 mil palestinos y palestinas y la confiscación de sus viviendas, tierras y propiedades, ningún refugiado o refugiada ha podido retronar a sus casas ni ha recibido reparación.
- Porque han transcurrido 47 años desde la ocupación de Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este, y estos territorios siguen bajo control militar israelí.
- Porque 10 años después de la Sentencia del Tribunal Internacional de Justicia de la Haya que exigió el desmantelamiento del Muro, Israel mantiene impunemente esta infraestructura de Apartheid.
- Porque desde el inicio de las supuestas conversaciones de paz iniciadas en agosto 2013 y suspendidas a finales de abril por Israel, este país ocupante ha autorizado la construcción de 14.000nuevas viviendas israelíes en asentamientos ilegales, 3226 de ellas en Jerusalén Este; ha asesinado a 61 personas palestinas y herido a 1751; ha demolido 508 viviendas, escuelas, fábricas y demás construcciones palestinas; ha desplazado a 899 y arrestado a 3300 palestinos y palestinas.
- Porque Israel no ha cesado de colonizar la tierra palestina y de expoliar al pueblo palestino de sus recursos, negando su autodeterminación y violando sus derechos fundamentales.
- Porque sus políticas discriminatorias contra los palestinos y palestinas han sido comparadas con las que los Boers aplicaron a la población sudafricana, y el Tribunal Russel sobre Palestina, en su audiencia en Ciudad del Cabo en 2011, las calificó de Apartheid.
- Porque la Unión Europea es el primer destinatario de las exportaciones israelíes, y gran parte de estos productos son fabricados ilegalmente en territorio ocupado palestino, y porque las empresas que los comercializan en nuestro país nos engañan, vendiéndolos como si fueran fabricados en territorio israelí.
- Porque no quiero ser cómplice de esta violación del Derecho Internacional Humanitario, y me resisto a comprar productos israelíes.
- Porque a través de la campaña global pacifista de Boicot, Desinversión y Sanciones contra Israel, puedo además contribuir a detener la injusticia, las violaciones de Derechos Humanos y los crímenes de guerra cometidos por Israel contra la población palestina.
- Porque quiero que en nuestros pueblos y ciudades, se vayan abriendo espacios donde no me hagan cómplice del Apartheid israelí, en los que no se vendan productos fabricados en este país o en las colonias construidas ilegalmente en territorio palestino.

Por todo ello, apoyo esta campaña de firmas y te invito a que tú también hagas público tu deseo de consumir de forma responsable y solidaria con el pueblo palestino.

[signature]

Comparte esto con tus amigas/os:


Espacio Libre de Apartheid Israelí

¿Conoces la campaña de ELAI?
Si tienes un bar, tienda, centro social o cultural... o participas en algún sindicato, asociación cultural, ayuntamiento... declárate Espacio Libre de Apartheid Israelí
ELAI

Qué productos boicotear

¡Únete al BDS!
Visita esta página para ver qué productos boicotear: boicotisrael.net/productos
Únete al BDS

Últimas noticias

  1. Kuirs con Palestina y BDS en el Orgullo Crítico madrileño

    El 28 de junio participamos desde la campaña de BDS en el Orgullo Crítico 2019 para decir NO al pinkwashing israelí y para apoyar a la comunidad LGTBQIA+ palestina que sigue resistiendo a la ocupación, la colonización y el apartheid israelíes.
  2. La Pegatina sigue sin querer quitarse la venda

    Damos la bienvenida al posicionamiento público de La Pegatina y Adrià Salas sobre el pueblo palestino y afirmando que no irán a Eurovisión mientras sea en Israel. Sin embargo, este paso es insuficiente, ya que su complicidad con el apartheid israelí continúa.
Más noticias...