Matando en Gaza, salvando en Nepal: la hipocresía moral de Israel

12 mayo, 2015

Gideon Levy. Haaretz.
Israel no necesita hacer todo el camino hasta Katmandú para salvar vidas; sería suficiente con que levantara el sitio que impone a una hora en coche de Tel Aviv y permitiera que Gaza sea reconstruida.
Niñas palestinas Gaza

Niñas estudiantes palestinas Gaza caminan por los escombros de una casa destruida durante el ataque de 2014 en Beit Hanoun, al norte de la Franja de Gaza, el 12 de abril de 2015. / Reuters

El uniforme es el mismo uniforme. Es el uniforme cuyos portadores bombardearon cientos de casas, escuelas y clínicas en Gaza el verano pasado. Es el uniforme cuyos portadores periódicamente disparan a adolescentes y niños que tiran piedras y a quienes marchan pacíficamente en Cisjordania ocupada. Es el uniforme que cada noche invade hogares con brutalidad y saca a la gente de su cama, a menudo por arrestos innecesarios y políticamente motivados. Es el uniforme que bloquea la libertad de movimiento de las personas en su propia tierra. Es el uniforme que ha abusado de un pueblo entero por décadas.

Ahora sus portadores están salvando vidas para las cámaras. El malvado ejército para los palestinos se ha convertido en el ejército de salvación en Nepal.

Los rescatistas israelíes en Nepal ciertamente están infundidos de buenas intenciones. Entre ellos, los soldados reservistas dijeron que dejaron todo para unirse a este esfuerzo. Son sin duda buenas personas que se alistaron para ayudar a israelíes y nepalíes. Es muy conmovedor ver a un bebé prematuro ser cargado sano y salvo por un soldado del ejército israelí.

Pero no podemos olvidar que usando ese mismo uniforme, el ejército israelí mata bebés por docenas: un informe de B’Tselem publicado la semana pasada enumera 13 casos de viviendas que fueron voladas en Gaza, matando a 31 bebés y 39 niños y niñas. El que hizo eso a decenas de bebés tiene que tener una dosis intolerable de descaro para atreverse a ser fotografiado con un bebé rescatado de un terremoto y jactarse de su humanitarismo.

Porque después de todo, esto es cuestión de jactancia. Eso es un hecho. Vamos a mostrarnos a nosotros mismos, y en particular el resto del mundo, lo maravillosos que somos, cómo el ejército israelí es verdadera y absolutamente el más moral del mundo.

“¿Han visto algún avión de rescate iraní?”, preguntó un propagandista disfrazado ayer. “Un Estado modelo”, “El hermoso Israel”, “La bandera de Israel entre las ruinas”, “El orgullo”. “Nuestra delegación de ángeles abnegados representa los valores universales de nuestro pueblo y nuestro país”, dijo el presidente. “Ellos son el verdadero rostro de Israel: un país preparado para ayudar a cualquier distancia en tales circunstancias”, dijo el primer ministro.

¿Ángeles abnegados? ¿El verdadero rostro del país? Tal vez. Pero ese rostro angelical también tiene un oscuro lado satánico, uno que no sólo salva bebés, sino que los mata. Cuando ese es el caso, no se puede hablar de “valores universales”. No se puede hablar en absoluto de valores. Simplemente no hay derecho a hacerlo. ¿Avigdor Lieberman, el matón que pide a cada rato bombardear y destruir, hablando de humanitarismo?

Hay países que no mandan a Nepal una ayuda tan generosa como la de Israel; pero no hay un solo país comportándose con tal hipocresía —matando en Gaza y salvando en Nepal— y presentándose a sí mismo como la Madre Teresa. No hay ningún otro país que explote tanto cada oportunidad para hacerse propaganda y mostrarse hasta la náusea embadurnado de vergonzosa autoadulación.

Hay bebés que mueren en los depósitos de niños de la estación central de autobuses de Tel Aviv, no por razones de fuerza mayor, sino debido a una despiadada política de inmigración. El ejército israelí no está salvando a esos bebés. En Gaza hubo un terremoto durante la operación Borde Protector; los escombros no han sido removidos hasta el día de hoy, y la mayoría de los que perdieron sus hogares permanecen sin techo. Todo el que ha visitado Gaza recientemente ha sido sacudido en lo más profundo de su ser. Y ese terremoto fue hecho por el hombre: fue el trabajo del ejército israelí; el mismo que está en Nepal.

Israel no necesita hacer todo el camino hasta Katmandú para salvar vidas; sería suficiente con que levantara el sitio que impone a apenas una hora en coche desde Tel Aviv y permitiera que Gaza sea reconstruida. Sería suficiente con darle a los dos millones de personas que viven allí un poco de libertad. Sería suficiente con decidir que en el próximo ataque —que será inevitable— el ejército actuará de manera diferente; que ese mismo ejército que hoy está abocado al rescate no cometa más crímenes de guerra. Que respete el derecho internacional, y tal vez incluso esos “valores universales” en los que Israel se regodea ahora. Que ese mismo ejército que ahora está abrazando bebés no bombardee hogares con bebés adentro.

Pero todo esto, por supuesto, es mucho más difícil que mandar un 747 a Katmandú y montar el hospital de campaña más grande y mejor equipado posible en frente del ejército de periodistas, y aplaudir al hermoso, virtuoso y moral Israel.

 

Fuente: Killing in Gaza, saving in Nepal: Israel’s moral hypocrisy, Gideon Levy, Haaretz, 30 de abril del 2015.
Traducción: María Landi (con aportes de Alicia Herrera)

Compartir:

¡Firma por Palestina!

#YoNOComproApartheid

Al adherirme a la campaña #YoNOcomproApartheid, afirmo que no quiero que mi cesta de la compra beneficie al Apartheid israelí.

10,295 signatures

#YoNOComproApartheid

La Red de Solidaridad contra la Ocupación de Palestina lanza una campaña de adhesión ciudadana al boicot de los productos israelíes en señal de protesta contra las políticas de Apartheid, ocupación, despojo, colonización y asedio impuestas por Israel al pueblo palestino. Al adherirme a la campaña #YoNOcomproApartheid, afirmo que no quiero que mi cesta de la compra beneficie al Apartheid israelí.

¿Por qué #YoNOComproApartheid?

- Porque 66 años desde la expulsión de entre 700 y 950 mil palestinos y palestinas y la confiscación de sus viviendas, tierras y propiedades, ningún refugiado o refugiada ha podido retronar a sus casas ni ha recibido reparación.
- Porque han transcurrido 47 años desde la ocupación de Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este, y estos territorios siguen bajo control militar israelí.
- Porque 10 años después de la Sentencia del Tribunal Internacional de Justicia de la Haya que exigió el desmantelamiento del Muro, Israel mantiene impunemente esta infraestructura de Apartheid.
- Porque desde el inicio de las supuestas conversaciones de paz iniciadas en agosto 2013 y suspendidas a finales de abril por Israel, este país ocupante ha autorizado la construcción de 14.000nuevas viviendas israelíes en asentamientos ilegales, 3226 de ellas en Jerusalén Este; ha asesinado a 61 personas palestinas y herido a 1751; ha demolido 508 viviendas, escuelas, fábricas y demás construcciones palestinas; ha desplazado a 899 y arrestado a 3300 palestinos y palestinas.
- Porque Israel no ha cesado de colonizar la tierra palestina y de expoliar al pueblo palestino de sus recursos, negando su autodeterminación y violando sus derechos fundamentales.
- Porque sus políticas discriminatorias contra los palestinos y palestinas han sido comparadas con las que los Boers aplicaron a la población sudafricana, y el Tribunal Russel sobre Palestina, en su audiencia en Ciudad del Cabo en 2011, las calificó de Apartheid.
- Porque la Unión Europea es el primer destinatario de las exportaciones israelíes, y gran parte de estos productos son fabricados ilegalmente en territorio ocupado palestino, y porque las empresas que los comercializan en nuestro país nos engañan, vendiéndolos como si fueran fabricados en territorio israelí.
- Porque no quiero ser cómplice de esta violación del Derecho Internacional Humanitario, y me resisto a comprar productos israelíes.
- Porque a través de la campaña global pacifista de Boicot, Desinversión y Sanciones contra Israel, puedo además contribuir a detener la injusticia, las violaciones de Derechos Humanos y los crímenes de guerra cometidos por Israel contra la población palestina.
- Porque quiero que en nuestros pueblos y ciudades, se vayan abriendo espacios donde no me hagan cómplice del Apartheid israelí, en los que no se vendan productos fabricados en este país o en las colonias construidas ilegalmente en territorio palestino.

Por todo ello, apoyo esta campaña de firmas y te invito a que tú también hagas público tu deseo de consumir de forma responsable y solidaria con el pueblo palestino.

[signature]

Comparte esto con tus amigas/os:


Espacio Libre de Apartheid Israelí

¿Conoces la campaña de ELAI?
Si tienes un bar, tienda, centro social o cultural... o participas en algún sindicato, asociación cultural, ayuntamiento... declárate Espacio Libre de Apartheid Israelí
ELAI

Qué productos boicotear

¡Únete al BDS!
Visita esta página para ver qué productos boicotear: boicotisrael.net/productos
Únete al BDS

Últimas noticias

Más noticias...